Se trata de un modelo de innovación donde empresas consolidadas implementan startups o spin-offs. ¿Cómo? A partir de ideas de negocios, utilizando sus recursos y conocimientos internos.

Hoy queremos explicarte un concepto cada vez más relevante para la innovación: el company building. Por si no lo sabías, se trata de un modelo donde empresas consolidadas implementan startups o spin-offs. ¿Cómo? A partir de ideas de negocios, utilizando sus recursos y conocimientos internos. La idea es conformar un equipo que se encargue del desarrollo y escalamiento del nuevo negocio. Así, se comparte el riesgo y el éxito, se fomenta la innovación y se consiguen mejores sinergias.

¡Un modelo reconocido!

Además es importante reiterar, que es este reconocido modelo se basa en la innovación para que organizaciones consolidadas generen nuevos productos, servicios o startups. ¿Lo mejor?  ¡Se aprovechan los recursos y conocimientos que ya existen en la empresa!

¡Claro! Porque, a diferencia de otras metodologías, el company building centra su potencial en descubrir el verdadero mercado para cada empresa y producto de manera particular, con el afán de descubrir y aprender de los propios clientes. Hacer company building tiene que ver con apostar a la visión del equipo, considerando que han visto una necesidad en el mercado y han encontrado la forma de subsanarla.

Como se trata de un proceso continuo de experimentación, el aprendizaje es clave. Debes saber que el contacto con los clientes es muy relevante; y que la información que entregan es vital para el desarrollo del producto, y no solamente los datos de los emprendedores como ocurre en mucha empresas.

¿Cuáles son las ventajas de implementarlo?


Una de las más relevantes ventajas de implementar company building es que permite otorgar cobertura a las necesidades de innovación constantes.

Además, se aminora en gran medida el riesgo de una nueva empresa en el ámbito de la tecnología, pues cuenta con el soporte de un equipo experto que conoce a la perfección el negocio.

El modelo implica compartir una plataforma de datos, analítica y herramientas de monetización, que pueden usar todas las compañías para crear servicios individuales que apoyan el funcionamiento de los servicios adicionales creados. Estos servicios, a su vez, complementan a las startups a desarrollar los productos,  luego mandarlos y comercializarlos con rapidez y eficiencia.