Esta normativa otorga un conjunto de derechos a la información de las personas, y está inspirada en el Reglamento General de Protección de Datos de la Unión Europea. Conoce más detalles, a continuación.

Hoy queremos contarte acerca de los beneficios de la Ley de Protección General de Data (LPGD) y de la importancia que tiene para Circle su cumplimiento. “Es muy relevante destacar, que más allá de ser ley, en Circle resguardamos la ética y el bienestar de nuestros clientes en todo momento; y muchas veces actuamos con políticas y procedimientos más amplios de lo que exige la misma ley”, detalla Rafael Chagas, co-fundador de Circle, quien además explica que: “entendemos que el mundo ya otorga suficientes desafíos, por lo que desde Circle velamos por resguardar a nuestros clientes y no otorfarles más preocupaciones”.

Beneficios de la LGPD

La Ley de Protección General de Data define al interesado como “la persona física a la que se refieren los datos personales que son objeto de tratamiento”. Es decir, el individuo cuyos datos están siendo recopilados es el interesado. A su vez, la LGPD tiene una aplicación transversal y multisectorial, que se aplica al sector público y al privado.

Asimismo, posee una aplicación extraterritorial, esto quiere decur que las páginas web, empresas u organizaciones que procesan datos personales están obligadas a cumplir con la LGPD, independientemente de a qué parte del mundo pertenezcan o desde dónde se operen.

Para Rafael Chagas, la relevancia que le otorgan a la LPGD desde Circle, tiene que ver con que representa una:condición sine qua non para avanzar en cualquier proyecto; pues la mayoría involucra tratar y almacenar data de terceros. Y nosotros, más allá de cumplir con la ley y respaldarnos de problemas, nos comprometemos con nuestros clientes y aseguramos sus imágenes y reputaciones, entre otras cosas”.

Principios de la ley

Es importante destacar, que los principios del tratamiento de datos son normas universales, que inspiran la forma en la que se desarrolla el tratamiento de datos personales. ¡Conócelos!

Licitud:  Representa la puerta de entrada al tratamiento de datos personales. De esta manera, antes de iniciar una operación de datos personales se debe responder, ¿qué es lo que me habilita para tratar los datos personales?

Finalidad: La Ley establece que los datos personales solo pueden ser tratados para los fines para los cuales hubieran sido recolectados, salvo que provengan o se hayan recolectado de fuentes de acceso público.

Proporcionalidad: Posee dos dimensiones. La primera, el tiempo por el cual los datos personales pueden ser tratados y, la segunda, con la cantidad de datos personales que pueden ser tratados para una determinada operación.

Calidad: Es indispensable que los datos reflejen la verdadera situación de la persona en un momento determinado, de lo contrario se pueden tomar decisiones inexactas.

Responsabilidad: Quienes realicen tratamiento de los datos personales serán legalmente responsables del cumplimiento de los principios, obligaciones y deberes de conformidad a la ley.

Seguridad: La autoridad de control establece las medidas mínimas de seguridad que deban cumplir los responsables y encargados del tratamiento de datos.

Transparencia: El responsable del tratamiento de datos debe adoptar las medidas adecuadas y oportunas para facilitar al titular el acceso a toda la información que señala esta ley.

Confidencialidad: La persona que trata datos personales está obligada a guardar secreto sobre ellos cuando hayan sido recolectados de fuentes no accesibles al público.