Si bien es cierto todos los negocios desean añadir los beneficios que la tecnología representa, es muy importante que este proceso se realice bajo una fórmula ideal, ¿su nombre? Liderazgo.

Puede parecer obvio, pero no lo es. Y es que muchas personas desconocen lo relevante que es insertar las soluciones tecnológicas -asociadas a la transformación digital- de manera planificada y bajo el alero de un partner confiable y experto. Desde ahí es comprensible que muchas empresas hayan querido instalar la transformación digital sin el éxito esperado, por no haberse asesorado de la manera correcta.

Liderazgo y objetivos claros

El liderazgo que requiere el proceso de transformación digital debe estar respaldado por objetivos claros. ¿La razón? La suma de metas bien establecidas junto al innegable liderazgo permitirán que el proceso alcance los propósitos que son fundamentales para transformar digitalmente a una empresa.

Pero, ¿de qué se trata esto específicamente?  Un ejemplo puede ser la necesidad de que una empresa tenga mejor conexión con un cliente determinado. Es decir, un cliente que ha modificado sus formas de comprar y  que descubre cómo adquirir productos y servicios desde otros canales. Ante esta necesidad es obvio que debe aumentar y mejorar la notoriedad, y en ese escenario es bueno activar una buena presencia digital, generar contenido de valor; e incluso, crear campañas de publicidad digital.

Pero, ¿qué sucede cuando empezamos a recibir solicitudes sobre nuestro producto o servicio a través de estos canales? ¡Alguien debe atenderlos! Y aunque parezca evidente, no siempre lo es. Y es en este escenario donde pueden aparecen tensiones debido a la velocidad con la que hay que responder a los clientes. Por eso es fundamental que se gestione un cambio importante dentro de la empresa, que obviamente afecta a las personas. Y, ¿qué pasa si en un caso desfavorable, las iniciativas propuestas no entregan de manera inmediata los resultados esperados? Debemos modificar las acciones que estamos realizando. En este caso puede aflorar cierta frustración, porque las expectativas en el proceso de transformación digital no rinden, y por eso es vital que siempre exista un partner que lidere este importante proceso.

Un camino sin retorno

No debemos olvidarlo. La transformación digital es un proceso que se inicia, pero que no tiene fin. No se trata de un cambio mágico que se realiza sin planificación ni estructura. Por el contrario, como ya lo hemos señalado, debe estar bajo un plan estratégico liderado por expertos.

Y,  ¿cómo debe utilizarse el liderazgo para consolidar de forma exitosa la transformación digital?

1.- Es primordial definir qué queremos alcanzar con la transformación digital de nuestra empresa; es decir, qué propósito queremos lograr.

2.- Se deben generar dinámicas de compromiso y participación con los colaboradores para que sea un plan en el que sea fácil participar y contribuir.

3.- Es ideal seguir metódicamente el proceso,  para reforzar las acciones de éxito y modificar las que no alcancen lo esperado.

4.- No hay recetas mágicas para conseguir que la transformación digital cumpla los objetivos deseados, pero sí es fundamental implementar un método para alcanzar los propósitos definidos. Y en este escenario, la metodología desarrollada por Circle puede entregar todo el apoyo, seguimiento y acompañamiento que necesitas.